Amalia Jamilis

Recensioni
& materiali

 

 


Después del cine, in El terror argentino. Cuentos (selezione e prologo a cura di Elvio E. Gandolfo e Eduardo Hojman.
Alfaguara 2002, pagg 307

Dalla presentazione:

“Sus cuentos incursionan en las academias de baile, los perdedores de la gran ciudad, los balnearios, los pueblos chicos. Atenta al detalle revelador, sus tramas parecen volverse laber í nticas hasta revelar una secreta coherencia en el final, no como destino del relato, sino como sitio donde quaja un sentido, a veces precario…

A veces los personajes o los ambiendes de un cuento reaparecen en otro. Es lo que ocurre en “Después del cine”, cuya materia argumental cambia de perspectiva cuando se leen otros cuentos relacionados de la autora. En cambio, si se lo toma por separado ejerce un terror ominoso, de final incierto, con personajes que no hacen (todav ía ) ning ún mal, pero que tienen el filo cortante y absurdo de la demencia y, tal vez, de la violencia. En ese sentido, hace recordar los relatos de horror del primer Ray Bradbury.”

 

L'INCIPIT

El hombre muerto tomaba café vestido con un pantalón brillante y un saco de alamares. La mujer se levantó de la cama y con un dedo aguantado le señaló algo que había adentro de la taza. El hombre miró sonriendo; mientras sonreía la mujer abrió su cartera, sacò un revólver y lo mató. El hombre se desplomó hacia atrás con mucho ruido y estaba muerto, ya no volvería a tomar café nunca màs. La mujer se puso un tapado de piel, como hacía Olimpia en invierno y un sombrero altísimo, le dio al muerto un beso en la boca y salió a la calle.
Misa terminó de comer el pop choclo y se dio cuenta de que Victoria no estaba; a lo mejor había ido hasta el baño, porque siempre que iba al cine con Victoria, ella se levantaba una o dos veces para ir la baño…


foto di Marcello Marcolini ©

   
narratori.org © 2017